Vamos a repasar las características de un texto e intentaremos elaborar otros de la manera más adecuada posible. Y recordad, un texto puede ser desde un relato, una redacción o un resumen, hasta las respuestas de un examen. ¡SÍ, LAS RESPUESTAS DE UN EXAMEN TAMBIÉN SON TEXTO! y deben redactarse con cuidado y corrección.

ELEMENTOS A TENER EN CUENTA PARA REDACTAR UN BUEN ESCRITO:

1. Escribir correctamente no es escribir sin faltas de ortografía, uno puede no hacer ninguna falta y escribir un texto poco comprensible o incoherente. Veremos algún ejemplo de esto en las actividades que haremos más tarde.

2. El punto anterior no quiere decir que la ortografía no sea importante, QUE LO ES, sino que no es la única cosa importante en un texto. De hecho, muy a menudo, podemos entender un texto que tiene faltas de ortografía, pero no uno que es incoherente.
La ortografía en un texto es como el aspecto físico en las personas. Cuando nos arreglamos antes de salir a la calle, pensamos a dónde vamos a ir, quién nos va a ver, y según los diferentes condicionantes nos vestimos. Seguro que no pasáis tanto tiempo delante del espejo cuando salís a pasear al perro, como cuando os arregláis para venir a clase o salir a la discoteca.
Lo mismo pasa con la ortografía, no cuidamos tanto un texto escrito para un correo electrónico a un amigo, como para contestar un examen o hacer un trabajo.

3. Debes utilizar el diccionario siempre que tengas dudas o no sepas exactamente qué palabras utilizar. Te ayudará a mejorar tu redacción y a ampliar tu vocabulario.
Si trabajas en el ordenador puedes utilizar el diccionario del programa de texto, y si tienes conexión a internet, puedes consultar los diccionarios que están en línea.

4. La estructura del texto debe ser la correcta, es decir, debemos dedicar siempre el principio del texto a introducir el tema, no podemos empezar un escrito diciendo sin más lo que queremos decir, porque entonces puede ser que no nos entiendan.

5. La estructura de la frase también es muy importante, ya sabes que el orden habitual de una oración, aunque en ocasiones pueda cambiar, es: Sujeto + verbo + complementos (CI, CD, CC...). Es recomendable que respetéis este orden para que vuestros enunciados sean más comprensibles. Ejemplo: en una redacción nos aparece esta frase: Hilo negro compró un día en una mercería. Fijaros: hilo negro (CD), compró (V), un día (CCT), en una mercería (CCL). ¿No sería mejor el orden (V, CD, CC)?: compró hilo negro un día en una mercería.

6. Por otro lado, las oraciones no deben ser demasiado largas, porque si no resultan difíciles de entender. Debemos hacer uso de las comas, los puntos y comas y los puntos, que nos ayudarán a construir oraciones más breves y ordenadas.

7. También debes separar el texto en párrafos para estructurar mejor las partes del escrito. Normalmente, cada párrafo, cada punto y a parte, indica la introducción de un tema nuevo en el texto.

8. Por último, debes recordar que todos los textos que escribas debes repasarlos. No debes tener prisa, debes volver a leerlos porque seguro que siempre encontrarás cosas que mejorar en una segunda lectura.